Buscar
  • Fivan

¡Nos ponemos de pie!

El cuerpo humano está pensado y diseñado para funcionar mejor en una posición erguida, de pie o caminando. Esta posición vertical del cuerpo se suelen adquirir de manera autónoma a los 10 meses de edad en niños con un desarrollo típico, pero hay veces que ese hito motor se retrasa bastante en el tiempo o no se alcanza por diferentes causas como la debilidad muscular, los desequilibrios musculares, falta de control motor, etc. Es aquí donde nos pueden ayudar mucho las ayudas técnicas como los bipedestadores, mini-standing o caminadores (para la locomoción).



¿Qué es un bipedestador?

El bipedestador es una ayuda técnica que permiten mantener la posición vertical del cuerpo fijando las piernas, cadera, pelvis y tronco, ayudando al niño a centrarse solo en el control de cabeza y brazos para que pueda interactuar con el entorno (hay opciones con soporte de cabeza).


¿Qué beneficios aporta el uso del bipedestador?

1. Estimula el sistema reticular, aumentando el estado de alerta y consciencia, beneficioso para el aprendizaje y desarrollo cognitivo durante la infancia.

2. Ayuda a adquirir la bipedestación autónoma y marcha en niños con pronóstico de su adquisición (en estos casos su uso es temporal hasta que lo consiguen).

3. Favorece las funciones cardiovasculares, respiratorias y digestivas.

4. Permite el desarrollo del control postural, la orientación del cuerpo en el espacio, estimula sensaciones propioceptivas y disminuye los movimientos anormales.

5. Ayuda a la remodelación de las caderas evitando posibles cirugías por subluxación o luxación de las mismas y reduce el riesgo de acortamientos musculares.

6. Favorece la interacción con sus compañeros y cuidadores aliviando la carga del cuidador y aumentando la actividad y la participación con el entorno.



¿Qué tipos de bipedestadores hay?

1. Escayola: Son la versión low-cost, los realizan los fisioterapeutas o terapeutas ocupacionales. Opción para los casos en los que se prevee que van a adquirir la bipedestación autónoma en un corto periodo de tiempo o cuando hay varios domicilios donde el niño pasa mucho tiempo y solo hay un bipedestador de ortopedia.

2. Ortopedia: son bipedestadores con muchas opciones regulables pero no todos los cubre la seguridad social. Opción para un uso prolongado y duradero.


¿Cuándo y cuánto tiempo hay que usarlo?

La evidencia científica nos dice que hay que promover la bipedestación a partir de los 9-10 meses de edad si no se adquiere la capacidad de estar de pie. El uso del bipedestador se recomienda entre 45 y 60 minutos diarios, pudiendo alargar su uso si el niño lo aguanta.

50 vistas

Calle Conde Altea 6, Valencia, 46005

96 066 02 97

©2020 Fundación FIVAN