top of page
Buscar
  • xiri157

Entendiendo la Disfagia: Síntomas, Causas y Tratamiento

Actualizado: 2 oct 2023


La videofluoroscopia es una técnica de diagnóstico esencial para la disfagia. Este método utiliza rayos X en tiempo real para visualizar el proceso de deglución, permitiendo identificar irregularidades y determinar la gravedad de la disfagia. La información obtenida a través de la videofluoroscopia es vital para planificar el tratamiento adecuado.
Imagen de videofluoroscopia

Introducción

La disfagia, o dificultad para tragar, puede ser un problema de salud grave, especialmente para ciertos grupos de riesgo como ancianos y personas con enfermedades neurológicas. Con una variedad de causas posibles, es fundamental comprender los métodos de diagnóstico y tratamiento disponibles, así como cómo se relaciona la disfagia con condiciones como la parálisis cerebral y el ictus.


Síntomas de la Disfagia

Los síntomas de la disfagia pueden variar según la gravedad y la causa subyacente del trastorno. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

· Dolor o incomodidad al tragar

· Sensación de que la comida se queda atascada en la garganta o el pecho

· Tos o asfixia al comer o beber

· Pérdida de peso inexplicada

· Regurgitación de alimentos o líquidos


Disfagia en Enfermedades Neurológicas

La disfagia es común en personas que padecen diversas enfermedades neurológicas. Estas condiciones pueden afectar los nervios y músculos involucrados en el proceso de deglución, dando lugar a dificultades para tragar.


En individuos con parálisis cerebral, los trastornos del movimiento y la postura pueden afectar significativamente la capacidad para tragar. La disfagia en estos casos puede ser una fuente significativa de malestar y puede requerir intervenciones especializadas para manejar los síntomas.


El ictus, o accidente cerebrovascular, puede dañar las áreas del cerebro responsables de la deglución, resultando en disfagia. La rehabilitación y el tratamiento temprano son cruciales para mejorar la función de deglución en estos pacientes.


Además, la disfagia puede estar presente en otras enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, el Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), donde el daño a los nervios y músculos afecta la capacidad para tragar.


Disfagia y Ansiedad

La disfagia puede generar ansiedad en las personas afectadas, ya que tragar es una función básica y vital. Además, la ansiedad puede, a su vez, exacerbación los síntomas de la disfagia, creando un ciclo vicioso. Es importante abordar tanto la disfagia como la ansiedad para mejorar el bienestar del paciente.


Otras causas de la Disfagia

Además de la disfagia asociada a enfermedades neurológicas, existen diversas causas que pueden estar asociadas a:

· Trastornos estructurales, como el estrechamiento del esófago

· Infecciones o inflamaciones

· Cáncer de esófago o garganta

· Reflujo gastroesofágico (ERGE)



Diagnóstico de la Disfagia: Videofluoroscopia

La videofluoroscopia es una técnica de diagnóstico esencial para la disfagia. Este método utiliza rayos X en tiempo real para visualizar el proceso de deglución, permitiendo identificar irregularidades y determinar la gravedad de la disfagia. La información obtenida a través de la videofluoroscopia es vital para planificar el tratamiento adecuado.


Tratamiento de la Disfagia

En los centros de neurorrehabilitación, los logopedas juegan un papel crucial en el tratamiento de la disfagia. Utilizan diversas técnicas, incluidas las corrientes eléctricas, para estimular y fortalecer los músculos involucrados en la deglución. Este tipo de terapia, junto con ejercicios específicos y modificaciones dietéticas, puede mejorar significativamente la calidad de vida de las personas con disfagia.


El tratamiento de la disfagia dependerá de la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

· Ejercicios y terapia de deglución para fortalecer los músculos involucrados en el proceso de tragar

· Cambios en la dieta, adecuar las herramientas o utensilios como modificar el volumen y la consistencia de los alimentos y líquidos

· Medicamentos para tratar la causa subyacente, como los antiácidos para el ERGE

· Cirugía, en casos de obstrucción o estrechamiento del esófago


¿La Disfagia tiene cura? ¿puede mejorar?

La posibilidad de curar la disfagia dependerá de la causa subyacente. En algunos casos, como cuando la disfagia es causada por una inflamación o infección, el tratamiento puede resolver completamente el problema. En otros casos, como cuando la disfagia es causada por una enfermedad crónica, el tratamiento puede ayudar a manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida.


Conclusión

La disfagia es un trastorno que afecta la capacidad de tragar y puede ser causado por diversas condiciones de salud. Aunque es común en personas mayores o ancianos, puede afectar a personas de todas las edades y estar asociado a diversas enfermedades neurológicas como la parálisis cerebral, el Parkinson, la ELA o el ictus. El diagnóstico preciso mediante videofluoroscopia y el tratamiento especializado ofrecido por logopedas en los centros de neurorrehabilitación son esenciales para manejar esta condición y mejorar el bienestar de los afectados. Con la intervención adecuada, es posible aliviar los síntomas y mejorar la capacidad para tragar en aquellos que experimentan disfagia.


Bibliografía

179 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page