«El tratamiento contra la epilepsia ha cambiado la vida de Luis»

Fivan Octubre 13, 2016 No hay comentarios
Estimulación eléctrica transcraneal de baja intensidad

¿Puede un cerebro humano resistir cinco mil crisis epilépticas diarias? El de Luis Lama, un niño madrileño de 13 años, lleva once años sometido a esta dura prueba. Ha tomado más de cuarenta fármacos diferentes en la última década, y ninguno ha conseguido resultados satisfactorios. Pero algo ha está cambiando. El tratamiento contra la epilepsia con estimulación eléctrica transcraneal de FIVAN ha conseguido reducir drásticamente la frecuencia de los ataques. Y ha devuelto la esperanza a su familia.

«Supimos de FIVAN por una amiga paciente que estaba muy satisfecha con los resultados», recuerda Olga, la madre de Luis. Hubieran acudido a la consulta de estar ubicada en Madrid, donde residen. Pero se enteraron de que el doctor Chirivella daba una conferencia en Getafe. Decidieron abordarle allí para exponerle el caso de Luis. La entrevista fue suficiente para que se desplazaran Valencia con su hijo para someterlo a sesiones de estimulación eléctrica transcraneal.

FIVAN tratamiento contra la epilepsia.

Luis Lama, con sus padres en las instalaciones de la clínica FIVAN, donde recibe tratamiento contra la epilepsia.

Aún así, acudieron con ciertas reservas a la consulta. «No estábamos seguros de la efectividad del tratamiento contra la epilepsia del que nos había hablado el doctor Chirivella. Después de más de diez años probando todo tipo de terapias, uno se vuelve escéptico», reconoce Luis, el padre del niño. No en vano, Luis sufría una media de ocho ataques diarios, algunos de los cuales le mantenían paralizado hasta cinco minutos. Pasado ese tiempo tenían que administrarle un fármaco  para hacerle recuperar la consciencia.

Por fin, un tratamiento contra la epilepsia con resultados

El electroencefalograma que le hicieron a Luis en su primera visita a FIVAN arrojó datos demoledores. En apenas veinte minutos, el sensor detectó hasta 68 crisis epilépticas sólo en la zona del cerebro que estaba monitorizada. Es decir, que sus neuronas estaban sometidas a alrededor de cinco mil sacudidas diarias. Por fortuna, sólo ocho de ellas se traducen en un ataque paralizador. El resto vienen a ser como réplicas de un terremoto, que detectan los sismógrafos pero no llegan a sacudir la tierra.

«Cada vez que tienes una ataque de epilepsia, el cerebro se descompensa, es como si alguien lo reseteara», explica el doctor Chirivella. «Por eso es tan complicado avanzar en la recuperación. Con cada ataque el paciente sufre un retroceso, pierde casi todo lo que había asimilado. Si consigues reducir el número de ataques el cerebro avanza más: le quitas obstáculos para su desarrollo».

FIVAN tratamiento contra la epilepsia

El tratamiento de Luis combina estimulación eléctrica transcraneal y fisioterapia, una fórmula que le ha permitido rebajar de ocho a dos los ataques epilépticos que padece cada día.

La estimulación eléctrica transcraneal de baja intensidad es el nuevo tratamiento contra la epilepsia que recibe Luis. Gracias a él a conseguido reducir la frecuencia y duración de los ataques en sólo diez sesiones. «De los ocho diarios que tenía hemos pasado a uno o dos, y hay días que no tiene ninguno. Y le duran apenas unos segundos, frente a los interminables minutos a los que estamos acostumbrados», relata satisfecha Olga. Es mucho mejor de lo que podían soñar ella y su marido tras once años de peregrinación por consultas médicas.

Un duro camino

La epilepsia de Luis se manifestó con tan sólo dos años. «Notábamos que el niño tenía cierto retraso, pero incluso aprendió a caminar, aunque lo hacía con dificultad», explica su padre. Cuando fue diagnosticado, los médicos que lo atendían le recetaron un tratamiento contra la epilepsia convencional. Es decir, fármacos, algunos de los cuales tenían efecto limitado y otros ninguno. «Un treinta por ciento de las epilepsias no responden a tratamientos famacológicos», confirma el doctor Chirivella.

Todas las medicaciones tienen efectos secundarios. Olga hace recuento: “Uno le destrozó la boca, otro le afectaba a la vista, algunos lo dejaban todo el día adormilado. No se podía mover y por supuesto, dejó de andar». Cuando las crisis alcanzaban los cinco minutos, se veían obligados a administrarle Stesolid, un fármaco que las corta de raíz. «Pero se aplica por vía rectal, algo que dificulta su administración a medida que Luis crece», lamenta Olga.

Tratamiento epilepsia estimulación eléctrica transcraneal en FIVAN

La familia de Luis se ha desplazado por segunda vez desde Madrid hasta Valencia para completar el tratamiento contra la epilepsia que ofrece FIVAN.

Sin embargo, el tratamiento contra la epilepsia que recibe Luis en FIVAN no es agresivo. Y todos sus efectos secundarios son positivos. «Es una especie de casco flexible, cuyos electrodos se pueden colocar en las zonas que hay que estimular. Genera una corriente de nueve voltios y dos miliamperios», recita Luis. Conoce bien las prestaciones del gadget que tanto beneficio está proporcionando a su hijo. Mientras se somete a estas pequeñas descargas, Luis recibe terapias de estimulación temprana y logopedia. Ahora está más tranquilo y asiste contento a esta segunda fase del tratamiento. Cuando acabe, habrá completado las veinte sesiones que en principio va a recibir.

Agradecidos a FIVAN

Tanto Olga como Luis quieren mostrar su agradecimiento a FIVAN. «No sólo por los espectaculares resultados que está dando el tratamiento contra la epilepsia y el cálido trato humano. También por las pequeñas soluciones a problemas cotidianos. Hemos comprado en la farmacia un vaso para bebés que nos recomendaron. Esta solución tan sencilla le permite beber como los demás, algo que antes no podía hacer porque tiene una malformación en el paladar. También le han quitado la lactosa, y eso también ayuda a reducir el número de crisis. Además, la fisioterapeuta ha corregido su manera de sentarse. Y le están construyendo un asiento especial, lo que se traducirá en una mejora postural».

El tratamiento contra la epilepsia de FIVAN está cambiando la vida de Luis. Quizá por eso sus padres aspiran a lo máximo: «Aunque nos han dicho que es difícil, no renunciamos a que nuestro hijo se recupere y pueda llevar una vida normal».

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Fivan

Centro de referencia en España que ofrece tratamientos de neurorrehabilitación individualizados con el uso de la tecnología más avanzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *