«En neuropsicología no hay dos pacientes ni dos patologías iguales»

Fivan Enero 4, 2017 2 comentarios
Carmen Chrivella, neuropsicóloga de FIVAN
C

Carmen Chirivella es licenciada en pedagogía, psicopedagogía, psicología y máster de Neuropsicología. Ha tratado a centenares de pacientes afectados por daño cerebral adquirido y por diferentes trastornos del neurodesarrollo para ayudarles a recuperar sus funciones cognitivas.

¿Por qué escogiste la neuropsicología como especialidad?
Siempre me han gustado mucho las personas con discapacidad. Tras acabar mi formación, quería entrar en un centro de educación específica y seguir estudiando. Entender las patologías desde su base orgánica aporta mucho más que simplemente trabajar alteraciones del aprendizaje, hay que tener un conocimiento de qué funciona mal en el cerebro para rehabilitar la función, y si no sabes cómo funciona no puedes entrar en esa función.

¿Qué hace un especialista en neuropsicología en una clínica como FIVAN?
Rehabilitar las funciones cognitivas consistentes en atención, memoria, percepción, praxias y funciones ejecutivas, modificar conductas patológicas, intentar mejorar el estado de ánimo del paciente, entrenamiento de estrategias de compensación y facilitar la ejecución de tareas básicas de la vida diaria. Es importante saber que no todos los tratamientos son iguales, cada paciente precisa de algo concreto. No es lo mismo tratar a una persona con daño cerebral adquirido, que ha perdido capacidades cognitivas, que a un niño para que adquiera por primera vez esa capacidad. En algunos casos se trata de reaprender y en otros de instaurar.

¿Cuáles son las patologías con las que trabajas?
Actualmente tenemos pacientes con un gran abanico de patologías, desde trastornos de neurodesarrollo (TDAH, autismo o dislexias), epilepsias, demencias o daño cerebral adquirido. También tratamos enfermedades raras con alteraciones genéticas, de las que analizamos los síntomas clínicos que presentan para trabajar sobre ellos.

neuropsicología FIVAN

Carmen Chirivella en las instalaciones de la clínica FIVAN.

¿Cómo llevas a cabo los diagnósticos de los pacientes?
Hacemos una valoración desde el punto de vista de la neuropsicología, en función de la lesión o alteración que el paciente presenta. Primero me entrevisto con la familia para ver cuánto podemos saber sobre la vida previa del paciente. Hay algunas familias que no se implican, otras que se implican a fondo y otras que lo hacen de forma errónea. Una vez estudiada la lesión general aplicamos pruebas que miden memoria, atención, función ejecutiva, percepción… Hay muchos tipos de pruebas para comprobar si hay alteración del estado de ánimo o de conciencia o cambios de personalidad.

Has hablado de las familias. ¿Es importante su papel?
Es fundamental saber que la rehabilitación no acaba cuando salen de FIVAN: debe continuar en casa, y para mejorar se han de aplicar pautas de trabajo domiciliario. Muchas veces ese es el techo con el que nos encontramos: en casa no son capaces, o no quiere la familia o el paciente, o no saben cómo hacerlo. Lidiar con este tipo de patologías no es fácil.

¿Qué hay que tener para trabajar con este tipo de patologías?
Mucha comprensión y paciencia. Son personas con limitaciones, llegan hasta un punto determinado. Si no entiendes bien qué patología tienen no puedes ayudarles. Vivo momentos de frustración y también de satisfacción, pero me quedo con los segundos. Cuando no das con la tecla quieres irte a casa y ponerte a estudiar para ver cómo puedes ingeniártelas para entrar en ese paciente. En neuropsicología, la creatividad es fundamental. Un mismo ejercicio o tarea no te va a servir para todos los pacientes, aunque trabajes una misma función. Es muy importante conocer la historia previa del paciente, saber qué le motiva para poder adaptar todas las tareas a sus intereses.

Los juegos y las nuevas tecnologías son parte importante de los tratamientos de neuropsicología que se dispensan en FIVAN.

Los juegos y las nuevas tecnologías son parte importante de los tratamientos de neuropsicología que se dispensan en FIVAN.

La motivación es fundamental en el caso de los niños…
Con ellos hay que implementar el tratamiento mediante el juego, para que no les parezca que están en el cole. Trato a un nene que no puede hacer los exámenes de matemáticas porque no quiere sumar, se frustra. Jugamos a los dardos, va consiguiendo puntos y luego él ha de sumarlos. No tiene problemas para hacerlo, pero en el examen no lo quiere hacer, y tiene capacidad para ello. Con sus adaptaciones va consiguiendo objetivos, pero es un largo camino.

¿Es fácil separar lo personal de lo profesional con tus pacientes?
Los progresos son mayores si te implicas más. La neuropsicología es una profesión totalmente vocacional, no hay mucha gente que sirva para hacer este trabajo. Lo que transmites al paciente se refleja en su evolución. Es un proceso que exige formación continua, porque cada día salen artículos o técnicas nuevas que benefician al paciente. Después de tratar a más de doscientos pacientes me sigo sorprendiendo mucho, no hay dos pacientes ni dos patologías iguales, aunque la base neurológica sea la misma.

¿Terapia convencional o tecnológica?
Me gusta combinarlas. Para los niños, la tecnología es muy motivadora, para adultos es más asequible la convencional porque a veces no entienden qué han de hacer con una tableta o un ordenador. También depende de las limitaciones motoras. Hay gente que sabe leer y escribir pero no puede hacerlo por falta de atención, sólo puede seleccionar el estímulo con una tableta. En FIVAN hacemos tratamientos mediante plataformas como el NeuroAtHome,  la cámara hiperbárica, el casco de estimulación eléctrica y nuestra última adquisición, la TMS (estimulación magnética transcraneal), que nos ayudan a potenciar nuestra trabajo a otro nivel.

Carmen Chirivella, neuropsicóloga de FIVAN.

Carmen Chirivella atiende a la madre de uno de sus pacientes. La colaboración de la familia es fundamental para conseguir objetivos.

¿Recuerdas algún caso cuya recuperación te sorprendiera especialmente?
Tuve un paciente con ceguera cortical que prácticamente no veía, su cerebro no procesaba bien el estímulo externo y no lo enviaba a la corteza cerebral. Venía todos los días y pasaba dos horas conmigo. Poco a poco empezamos a identificar líneas, formas geométricas y avanzando hasta que su cerebro fue capaz de integrar lo que veía. A día de hoy conduce y quiere escribir un libro con su experiencia.

¿Cómo definirías el cerebro?
Es un gran desconocido. No sabemos cómo funciona realmente, cómo se conectan sus partes y qué órdenes manda… Hay patologías parecidas o iguales con el mismo nombre o etiqueta que se manifiestan de formas diferentes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Fivan

Centro de referencia en España que ofrece tratamientos de neurorrehabilitación individualizados con el uso de la tecnología más avanzada.

2 comentarios en “«En neuropsicología no hay dos pacientes ni dos patologías iguales»

  1. Muy interesante el artículo.
    Magnífica profesional, la importancia de elegir bien la.profesion en la que vamos a estar más tiempo que con nuestra familia… Un placer ver que hay profesionales de las dimensiones de usted… Enhorabuena…

  2. Estoy de acuerdo con Toñi y añado que nosotros estamos contentísimos de conocer esa profesionalidad en su trabajo y aun mejor en calidad como persona. Os echamos de menos. FELICIDADES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *