Javier Chirivella: «El neurofisiólogo de FIVAN, Juri Kropotov, está en el top five mundial»

Fivan Marzo 8, 2017 No hay comentarios
Kropotov electroencefalograma

¿Imaginas que uno de los cinco mejores médicos del mundo en su especialidad se ocupara de tu caso? Es lo que ocurre en FIVAN cada vez que se practica un electroencefalograma. Los resultados se remiten a Juri Kropotov, un neurofisiólogo que reside en San Petersburgo y que impulsó hace tres décadas el QEEG, uno de los sistemas más avanzados para saber cómo trabajan las redes neuronales. Desde entonces ha creado bases de datos que atesoran millones de registros, útiles para diagnosticar nuevos pacientes. Los doctores Krotopov y Chirivella nos han contado cómo se lee un cerebro.

La forma de observar el cerebro va mejorando a medida que se producen avances en los sistemas de encefalografía. Cada vez se consiguen mejores diagnósticos, más ajustados, se sabe mejor cómo funcionan sus áreas, cómo están conectadas y cómo podemos extraer la máxima información para conocer mejor cada patología. «Hace años, el paradigma científico entendía que podías activar y desactivar diferentes  zonas del cerebro como si el cerebro funcionara como una inmensa estantería con diferentes módulos», explica Javier Chirivella. «Pero ahora sabemos que todo está interconectado. Buscamos las redes neuronales porque cuando hay una zona que se activa, hay otras que reaccionan que se activan o se desactivan, y es algo que has de tener en cuenta. Complica más los tratamientos, pero te acercas más a cómo funciona el cerebro y por tanto, a una mejor solución. El cerebro es algo global y no solo la suma de sus partes o estructuras».

 

Javier Chirivella, director de FIVAN, apuesta por un neurofisiólogo en el top-five mundial para la interpretación de los electroencefalogramas. de sus pacientes

Javier Chirivella, director de FIVAN, apuesta por un neurofisiólogo en el top-five mundial para la interpretación de los electroencefalogramas de sus pacientes. Foto: Alfonso Calza.

Mecanismos de autorregulación cortical

Uno de los científicos más importantes de esta área del conocimiento, y que lleva tres décadas trabajando en ella es el neurofisiólogo Juri Kropotov: «Buscamos en el cerebro ciertas bandas de frecuencia, como delta, theta, alfa y beta, que nos dan información sobre los mecanismos de autorregulación cortical y de los flujos de información dentro del cerebro». El laboratorio de Kropotov trabaja en este campo desde la década de 1990 y colabora con laboratorios en Inglaterra, Noruega, Polonia, Australia, Suiza y Estados Unidos. «Hemos publicado cientos de artículos y cinco libros en inglés, alemán, polaco y ruso», explica Kropotov.

Según el prestigioso neurofisiólogo, esta técnica es fácil de aplicar en la práctica clínica: «Los electrodos se colocan en la cabeza de los pacientes, que han de ejecutar algunas tareas sencillas durante 20 minutos. Los neuromarcadores funcionales son entonces extraídos del electroencefalograma mediante métodos matemáticos complicados y comparados con los datos normativos obtenidos de sujetos sanos así como de diferentes grupos de pacientes.  Sobre la base de esta comparación y de la investigación anterior se emite un diagnóstico sobre la disfuncionalidad del cerebro de cada paciente y se aplican protocolos de Neuromodulación (como tDCS, la estimulación  magnética o el neurofeedback)»

 

Un paciente de FIVAN, siendo sometido a un electroencefalograma que después interpretará Juri Krotopov.

Un paciente de FIVAN durante la práctica de un electroencefalograma. Foto: Alfonso Calza.

Potenciales evocados

Javier Chirivella incide en la importancia de los marcadores evocados: «Gracias a esta técnica, cuando aplicamos tratamientos de neuromodulación con estimulación eléctrica o magnética, tenemos información de cómo funciona el cerebro de cada paciente, y sumado a lo que nos dice la literatura científica o la clínica del paciente, podemos individualizar el tratamiento teniendo en cuenta cómo funcionan sus redes neuronales». Y pone ejemplos: «Si vas al lóbulo prefrontal izquierdo sabes que por un fenómeno de plasticidad cerebral estás inhibiendo de forma indirecta el derecho y además activas, por ejemplo, el tálamo gracias a las redes cortico-subcorticales. En un electroencefalograma, ver el problema por debajo lo cambia todo. Hasta hace poco podías decir si el electro era normal o no, pero si además puedes detectar a través de ese electroencefalograma si hay un neuromarcador compatible con una una enfermedad, hace la diferencia. Se obtiene un rendimiento mucho mayor en la misma prueba».

El doctor Chirivella insiste sobre la importancia de los potenciales evocados: «Analizar a una persona que actúa en una tarea cognitiva permite conocer información precisa de cómo analiza, procesa y responde el cerebro a una información te permite actuar en una zona. O te puede decir incluso qué subtipo de enfermedad tiene un niño con TDAH. Hay diferentes subtipos y en el caso de utilizar medicación, el QEEG te puede orientar para saber qué medicación es la que va a funcionar mejor sin necesidad de recurrir al método prueba-error».

Esquema del proceso de lectura de las ondas cerebrales que maneja el dorctor Krotopov: grabación, análisis y elección del tratamiento.

Esquema del proceso de lectura de las ondas cerebrales que maneja el doctor Krotopov: grabación, análisis y elección del tratamiento.

Y lo mejor de todo es que esta técnica está en constante desarrollo. «Creo que en el futuro, esta metodología se convertirá en una importante variedad de opciones en el diagnóstico y tratamiento de los diferentes trastornos cerebrales y será utilizada en la mayoría de las prácticas clínicas», asegura Kropotov. Y no lo dice cualquiera: «Nuestros pacientes pueden estar tranquilos: la lectura de sus electroencefalogramas corre a cargo de un neurofisiólogo que está, sin duda, en el top-five mundial», asegura Javier Chirivella.

Una vida dedicada a la electroencefalografía

Juri Kropotov se graduó de la Facultad de Física de la Universidad de Leningrado en 1972 (ahora San Petersburgo). Defendió tres tesis de doctorado, y ha sido como profesor en el campo de la neurofisiología. Actualmente es director del Laboratorio de Neurobiología del Instituto de Cerebro Humano de la Academia Rusa de Ciencias en San Peterburgo y es profesor en el Instituto de Psicología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Trondheim.

Es un especialista de renombre mundial en el estudio del cerebro humano. Es el autor de Teoría de la programación de la acción humana y fundador de base de datos QEEG normativo para niños y adultos en la norma y la patología en el HBI. Su reciente investigación sobre la moderación de los parámetros del cerebro en el proceso de neuroterapia ha abierto nuevas posibilidades para conseguir el rendimiento máximo de los atletas durante la competición.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Fivan

Centro de referencia en España que ofrece tratamientos de neurorrehabilitación individualizados con el uso de la tecnología más avanzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *