La Estimulación Magnética Transcraneal puede evitar hasta el 80% de las crisis epilépticas

Fivan Mayo 24, 2016 No hay comentarios
La máquuina de Estimulación magnética transcraneal en FIVAN.
C

Con motivo del Día Nacional de la Epilepsia, que se celebra hoy, hemos querido ofreceros una revisión de las publicaciones científicas y hablar de nuestra experiencia en un campo muy complejo, en el que debemos controlar muchas variables para poder afirmar que los resultados que se obtienen están directamente relacionados con los tratamientos, como es el caso de la Estimulación Magnética Transcraneal, que analizamos en esta entrada.

El Grupo de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurologí define la epilepsia como una alteración del cerebro caracterizada por la predisposición mantenida a generar crisis epilépticas y por las consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales de esta alteración, requiriéndose al menos la existencia de una crisis epiléptica. La epilepsia es una de las causas de consulta más frecuentes en un servicio de Neurología, y es además una de las enfermedades que más afectan a la calidad de vida del paciente.

Javier Chirivella ofrece terapia de estimulación magnética transcraneal.

Javier Chirivella, director de la clínica FIVAN. Foto: Alfonso Calza.

Cerca del 20% de las epilepsias primarias generalizadas y hasta el 60% de las focales no responden adecuadamente a los fármacos antiepilépticos. Algunas personas pueden beneficiarse de tratamientos quirúrgicos que se basan en la resección de la zona epileptógena del cerebro, pero para el resto de pacientes es importante desarrollar otros tratamientos menos invasivos, que incluyen técnicas de neuroestimulación. En este sentido, la rTMS tiene un potencial terapéutico interesante.

Estimulación magnética transcraneal aplicada a la epilepsia

Las preguntas que nos debemos hacer son: ¿la estimulación magnética cerebral es segura? Y más concretamente, ¿la podemos utilizar en pacientes epilépticos? Y la tercera evidente: ¿puede ser una opción terapéutica en las epilepsias refractarias, es decir, aquellas que no responden a la medicación?

Este mismo año, las universidades de Harvard y Federal de Rio de Janeiro han publicado en la prestigiosa revista Epilepsy & Behavior una revisión sistemática de todos los ensayos clínicos publicados que han utilizado la Estimulación Magnética Transcraneal para el tratamiento de la epilepsia. Identificaron 46 publicaciones desde enero de 1990 hasta agosto de 2015. Se analizaron los estudios teniendo en cuenta el número de pacientes, la medicación, los efectos adversos y los parámetros de la estimulación (frecuencia, intensidad, número total de estímulos, duración de los estímulos, tipo de bobina –en ocho o circular– y localización de la estimulación). También se analizó el riesgo de producir una crisis epiléptica en función del tipo de bobina, frecuencia de la estimulación y número de estímulos por sesión.

Máquina de Estimulación Magnética Transcraneal disponible en la clínica Fivan.

El doctor Chirivella comprueba el funcionamiento de la máquina de Estimulación Magnética Transcraneal que está disponible en la clínica Fivan.

No hubo efectos secundarios en 40 estudios (426 pacientes). Un 18,3% de los sujetos tuvieron efectos adversos si bien el 85% fueron efectos leves (los más comunes fueron dolores de cabeza y mareos). El riesgo de sufrir una crisis epiléptica –atípica– fue del 2,9% y estas se produjeron únicamente cuando se aplicaron altas frecuencias con la Estimulación Magnética Transcraneal. Cabe recordar que existen tres tipos de TMS. La repetitiva o rTMS es la que se está utilizando en la práctica clínica y en general las altas frecuencias (>1 Hz) aumentan la excitabilidad cortical y las bajas frecuencias (<1 Hz) reducen esta excitabilidad. Por lo tanto, deberemos aplicar estas bajas frecuencias en la zona cerebral del foco epiléptico para inhibirlo.

Disminución en el número de crisis epilépticas de hasta el 72%

Hay dos estudios que destacan por su rigor científico y control de todas las variables. En el año 2006, Fregni y otros investigadores confirmaron una disminución de hasta el 72% en el número de crisis en pacientes con epilepsia refractaria tras el tratamiento con rTMS con bajas frecuencias y en tan solo 5 sesiones de estimulación. En el año 2012, otro estudio con 60 pacientes arrojó una reducción del 80% de las crisis en el grupo tratado frente a una reducción del 2% en el grupo de control o placebo.

Existe una gran heterogeneidad y limitaciones de los estudios con rTMS en el campo de la epilepsia. Son estudios muy difíciles de elaborar porque necesitamos comparar grupos de pacientes que sean muy parecidos con muestras más grandes, incluyendo grupo sin tratamiento, con estrictos criterios de inclusión, etc. Es imprescindible continuar en esta línea y promover ensayos clínicos que nos aporten información sobre las mejores prácticas de esta técnica.

En conclusión, la estimulación cerebral no invasiva (como la rTMS) para la epilepsia puede ser una alternativa de tratamiento para los pacientes fármaco-resistentes con focos epilépticos identificables y que no sean candidatos al tratamiento quirúrgico.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Fivan

Centro de referencia en España que ofrece tratamientos de neurorrehabilitación individualizados con el uso de la tecnología más avanzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *